domingo, 2 de noviembre de 2014

Lecciones interdisciplinares

Esta semana hemos contado con la presencia de Jaime Martínez Montero, pionero de la metodología de algoritmos ABN, en unas jornadas organizadas desde las asesorías de infantil y de ámbito científico en torno a esta materia. Para quienes tengáis curiosidad por esta propuesta, os recomendamos el blog: 
http://algoritmosabn.blogspot.com.es/


Como chófer accidental de Jaime tuve la oportunidad de acompañarlo a dos centros que están aplicando esta metodología en algunos de sus grupos, concretamente el CEIP Ruperto Chapí de Villena y el CEIP Escriptor Canyís de Monóvar. Allí visitamos clases de casi todos los niveles de Primaria y de Infantil y, en el caso del segundo centro, incluso mantuvimos una charla informal con miembros del claustro.

A lo largo de estas visitas, comprobamos en muchos momentos algunos efectos perniciosos de un aprendizaje tradicional a la hora de realizar operaciones matemáticas. El alumnado se limitaba a aplicar de forma mecánica un procedimiento aprendido, sin preguntarse por la razón que había detrás de él, sin concebir las operaciones desde el sentido común. Recuerdo en especial una clase de sexto en la que el alumno que había salido voluntario para resolver una división alucinaba con las preguntas de Jaime sobre el significado de cada paso que realizaba. Algunos nos preguntaron al terminar si la visita formaba parte de una broma o de una cámara oculta. Lamentablemente, no.

La experiencia de estos días me ha llevado a reflexionar sobre el hecho de que estas aplicaciones automáticas de fórmulas y procedimientos, trascienden la materia de matemáticas y pueden extrapolarse a otros ejemplos en el ámbito de las lenguas. Ejemplos en que lo enseñado y lo aprendido carecen de cualquier significado para el alumnado que no se cuestiona lo que está haciendo sino que se limita a reproducir un modo de hacer, el modo de hacer que le hemos enseñado. Pienso en qué sentido debe de tener para una alumna o un alumno de Primaria un análisis sintáctico considerado en abstracto, que un objeto sea directo o indirecto o circunstancial o en clase de lengua extranjera el valor relativo de un ejercicio de mera repetición mecánica de estructuras. El ejercicio podría referirse a inglés o a húngaro, si aplicáramos la fórmula magistral, estaría correcto.

Durante estas sesiones han aparecido opiniones muy diversas, entusiastas por un cambio prometedor pero no consolidado o reticentes ante el miedo al futuro o al fracaso del alumnado en un contexto en el que no se trabaje con una metodología dada.

Esta es la realidad hoy por hoy pero no dejo de preguntarme si es ético desde el punto de vista docente aceptar sin más esta lógica de la mediocridad, de hacer las cosas como siempre aunque no nos conduzcan a ningún resultado mejor o si no vale la pena atreverse, proponer otros caminos, con humildad profesional, conscientes de nuestras limitaciones y nuestros miedos. No es una cuestión intrascendente, creo que al menos cabría planteársela, más que nada, porque la decisión final no tiene solo efectos sobre nuestra práctica, sobre todo, la tiene sobre sus principales beneficiarios o damnificados: nuestros alumnos y nuestras alumnas.
Gadget de animacion Social - Widgets para Blogger